Translate

domingo, 27 de noviembre de 2016

Diálogos históricos: Bolívar y Morillo


Lamentablemente, la guerra nunca pasa de moda. Desde la aparición del ser humano este asumió que todo territorio que pisaba le pertenencia y que podía expandirse siempre más allá, para hacerse dueño de tierras, animales, hombres y mujeres.
Los primeros libros de la Biblia están referidos al enfrentamiento entre pueblos por la posesión de los bienes del otro, la esclavización y la muerte.
Los romanos y otros imperios exhibían como trofeos de guerras a los reyes derrotados en la acción de la conquista. Los bajo el aplauso de unos enloquecidos súbditos y luego los sacrificaban por  terribles métodos. En esa época no había diálogo alguno.
La alternativa era o te entregas sin pelear y pasa a ser súbdito o eres derrotado y asesinado con la mayor indignación posible (esta parece ser la escuela de la candidata derrotada en el norte).

La humanización de la guerra llegó apenas en 1820 gracias a un ser irrepetible que nació en Venezuela: Simón Bolívar.
Revisando la historia, es difícil conseguir un dirigente y jefe que haya actuado para sentarse a conversar con el enemigo a muerte. Simón Bolívar lo hizo. Comprendió que por razones humanitarias, por razones estratégicas, por motivos de organización nacional, para reflexionar sobre las grandes metas logradas y por lograr era necesario dialogar hasta con aquellos que por 400 años mantenía a la Patria subyugada.
Bolívar conversó con Pablo Morillo el 27 de noviembre de 1820, en Santa Ana de Trujillo. De esa entrevista surgieron las negociaciones que dieron origen al Derecho Internacional Humanitario, el gran aporte de Venezuela a la humanidad que anteriormente solucionaba sus conflictos con esclavitud, cárcel, tortura y muerte. 
Simón Bolívar y los suyos como Antonio José de Sucre, Juan German Roscio Nieves entre otros en medio de la guerra a muerte darán forma a tan preciado legado de justicia, humanismo y búsqueda de la paz.
Desde entonces, la dirigencia internacional, sea de manera bilateral o multilateral aceptan que el dialogo es posible aún entre los contendientes más acérrimos y en los más encarnizados conflictos han dialogado.

Es una formula difícil de entender y amarga para gente que se odia por cualquier razón, pero normal entre los hombres y mujeres que practican la política no la politiquería.

domingo, 13 de noviembre de 2016

¿Hubo sorpresa en EEUU?

Resultado de imagen para escudo de eeuuNO.
Es difícil hacer análisis internacionales. Las fuentes de información son escasas, repetitivas y cartelizadas. El analista termina haciendo ejercicios de comparación y divulgando los escenarios que le dan las agencias, y algún testigo presencial.





En las elecciones recientes sucedió igual. Las fuentes fueron la prensa gringa, mayoritariamente a favor de la candidata perdedora y las encuestas de opinión, supeditadas a aquella.

Solo al final de la campaña cuando un escándalo dio en el corazón de la demócrata, los analistas llevados por el boom viraron para opinar que la votación estaría cerrada. Pero fue tal el mercadeo mediático de que la candidata ganaría que cuando perdió los titulares fueron “sorpresa”; “impensable triunfo”, “se cayeron las encuestas”.

Para aderezar el desconcierto, vinieron los pos “estudios” enfocados en la imagen negativa que posicionaron las fuentes sobre el ganador, que por tocar el lado emocional hacían ver que la contrincante era una hermosa, sutil, y angelical dama incapaz de matar una mosca.

Fuimos pocos los que centramos y divulgamos la investigación al pacto histórico entre demócratas y republicano: la alternancia en el poder que viene produciéndose desde los años 1950. Desde entonces hay una paridad en presidencial para ambos partidos, y un reparto de las cámaras de diputados, senadores. Y en la proporcionalidad que hay en el número de gobernadores.

Republicanos y Demócratas se distribuyen entre ellos toda la maneja del poder ejecutivo y legislativo; mientras que por las características vitalicias, y por ser exclusividad del Presidente designarlos, hace que haya un equilibrio cuantitativo en el poder judicial.

Las protestas son por parte de los demócratas convencidos por la campaña. No hay polarización, allá hay bipartidismo de derecha. Atención que no son protestas contra el sistema. 
 
No hubo sorpresa. Calo la propaganda contra el candidato de ofertas controversiales y discurso vehemente, pero prevaleció el sistema de colegios electorales. 
 
¿Qué pasará? Los republicanos tienen su forma de gobernar. Tienen sus principios de política interna y de política exterior. Eso está en sus plataformas y en la historia de su gobierno.; el Presidente tendrá su estilo; EEUU es EEUU. Por allí debe comenzarse cualquier análisis no mediatizado.

domingo, 6 de noviembre de 2016

Venezuela: El Norte contra el Sur



Ha mejorado la política comunicacional de la Revolución. Le falta un buen trecho. Por ejemplo, en los dos recientes acontecimientos internacionales en los cuales la política exterior Venezuela obtuvo resonantes triunfos la difusión fue pobre. La reiteración casi nula.
En el segundo de los casos, se trató del reconocimiento mundial al sistema de Derechos Humanos de Venezuela. Un sistema que no solo es respetar, sino que es desarrollar y otorgar acceso a la población a garantías y derechos a la mejor vida posible.
Para que un gobierno deje parar a su embajador en el CD Humanos de la ONU a reconocer los avances del otro es porque realizó un estudio consiente de la situación.
En el caso venezolano, los siempre del Norte, los que no estudian sino que van predispuestos, y sus pocos aliados sureños, es poca la verdad que de ellos puede esperarse.
Precisamente allí la crítica constructiva a los medios de comunicación venezolanos, en especial los públicos. En las reseñas de lo sucedido en Ginebra se resalta el apoyo de gobiernos amigos como Cuba, Ecuador, El Salvador, Bolivia y Nicaragua. Lo cual no nos sorprende porque conocen bien nuestra realidad.
Pero queda oculto para el mundo los nombres de los casi 80 gobiernos que pidieron la palabra para referirse en bien sobre Venezuela. Comunicacionalmente eso es una peligrosa omisión:
Primero porque es una gran descortesía con esos gobiernos que nos hicieron seguimiento y alzaron su voz por nosotros. Segundo porque citarlos sería una manera de fomentar el conocimiento entre los pueblos y gobiernos del Sur, de fomentar la solidaridad y la hermandad.
Modestamente, hago letra la palabra y citó aquí a algunos de esos países hermanos: Argelia, Angola, Azerbaiyán, Bangladesh, Bielorrusia, China, Corea del Norte, Eritrea, Egipto, Etiopia. Emiratos Árabes Unidos, Filipinas, Ghana, Irak, Irán, India, Indonesia, Jamaica, Kenia, Madagascar, Malasia, Myanmar, Namibia, Nigeria, Nepal, Pakistán, Qatar, República Dominicana, Rusia, Senegal, Sierra Leona, Sudáfrica, Sudán, Sudán del Sur, Siria, Singapur, Tanzania, Tayikistán, Timor-Leste, Togo, Uganda, Yemen, Túnez y Zimbabue entre otros.
Es vital que los pueblos nos visibilicemos los unos a los otros. Solo el Sur salva al Sur.

lunes, 24 de octubre de 2016

Hillary Trump y Donald Clinton


Resultado de imagen para donald e Hilari, caricatura

El orden de los factores no altera el producto, puede ser Donal Clinton e Hillary Trump.  O si seguimos hablando en términos matemáticos, pudiéramos decir que Clinton es igual Trump.

Esta es nuestra posición sobre lo que va a pasar en EEUU. En días pasados, decíamos que el asunto no es ser hombre o mujer, negro o blanco. La bondad humana no distingue por el sexo o grupos étnicos. 
Un conocido locutor humorista venezolano, se ofendió porque Trump -que ha hecho del insultar su gancho electoral- le digo una mala palabra a Hillary. Pense, de seguro a ese moderador le gusta que  designación de presidentes en Estados Unidos después de la Segunda Guerra Europea (alias “mundial”) ha sido, salvo dos excepciones, que cada una de las franquicias políticas (demócratas y republicanos), se alternen cada 0cho años en el ejecutivo; mientras hay un extraño balance en el legislativo. Un “Pacto de Punto Fijo” gringo.

Ahora hay indicios de que pudiera romperse la balanza. En lo que parece ser el camino hacia un unipartidismo con dos nombres, una fusión de marcas. 

Los democratas gobernaron con gran similitud a los republicanos, y ahora hay republicanos que gustan de como gobiernan los demócratas.

Desde una visión especulativa, luce que los republicanos escogieron a un candidato atípico, tal como cuando surgió un mal actor de cine; esta vez es un animador de concursos de bellezas.
Los demócratas proclamaron a una dama de hierro,  en la idea de la diferencia. Ayer a un afro hoy una mujer, y eso despierta sensaciones.

Todo se va componiendo para que un sistema cansado, de más de doscientos años, se oxigene con novedades electorales, pero que en esencia no cambia en nada. Sigue el mismo sistema electoral de segundo grado, corte suprema de justicia designada a dedos, millones de desempleados sin acceso a la salud, un industria militar a la que hay que darle guerras en todo el orbe.

Es mejor dedicarse a otras deducciones, en EEUU, por muchas décadas la ecuación seguirá dando el mismo resultado