Primarias en Argentina: Una lectura necesaria



Además del fervor popular, la unidad es indispensable para ganar


El mundo entero habla de las Primarias Abiertas Simultáneas y Obligatorias (PASO), en Argentina. Son vistas, con toda razón, como una derrota aplastante contra el derechista y empresario Maurice Macri.

Por supuesto, se atribuye a una reacción popular contra el neoliberalismo que está sumiendo nuevamente a Argentina en el horror económico vivido a finales de los noventa (Siglo XX) con Fernando de la Rua y que se prorrogó hasta 2003. Fue el momento de la asunción popular de Néstor Kirchner quien puso en orden las cuentas nacionales, reestructurando la deuda, implementando políticas sociales en beneficios del pueblo.

A Kirchner le sucedería Cristina Fernández por dos períodos presidenciales. Se daba por descontado que en el 2015, el candidato del llamado kirchnerismo –una tendencia dentro del peronismo—ganaría sin dificultades las presidenciales con Daniel Scioli, en primera vuelta. Pero no fue así. Ganaron la primera vuelta y sucumbieron sorprendentemente en la segunda,

¿Qué pasó? Si los gobiernos de Néstor y Cristina habían sido buenos para el pueblo, parecía que Cristina, tras la desaparición física de Kirchner, se tomaría un descanso hasta el 2019. Un solo dato ilustra el éxito económico del gobierno de Cristina Fernández, durante sus dos períodos el PBI creció de 329 mil millones a 548 mil millones de dólares en 2014
El domingo 09 de agosto de 2015, fue muy distinto al domingo 11 de agosto de 2018. En este las plataformas políticas no definieron sus candidaturas presidenciales dado que alcanzaron el consenso necesario, por lo que la contienda se transformó en una gran encuesta.

En 2015, el peronismo, al cual pertenecen Alberto Fernández, Cristina, Daniel Scioli y Sergio Massa tuvo tan grandes desavenencias que ni siquiera se enfrentaron en el PASO.
En las primarias de 2015, el peronismo gubernamental con Scioli obtuvo 38,09% de los votos, Macri 30,36%, mientras que los llamados “peronistas opositores –Massa y José Manuel de la Sota-- sumó el 20,57%. Así en las elecciones de Octubre de 2015, el peronismo fue dividido, con la esperanza del kirchnerismo peronista de superar por 10 puntos a la oposición de derecha.

No se dio el prónostico. Sergio Massa conservó su porcentaje en la primera vuelta. Scioli sacó 37, 08, y Macri subió a 34, 15 %, para pasar una segunda vuelta, en la cual el mundo racional esperaba que el peronismo opositor definiera a favor del candidato del kirchnerismo peronista. Pero la división continuó. Evidentemente las heridas peronistas fueron irreconciliables. La unidad se desvaneció. La derecha organizó su maquinaria y cabalgó sobre las diferencias peronistas y un Macri que empezó su historia con 30 % en primaria, obtuvo un prestado 51,34 % de la votación.

La elección de Macri no fue un voto castigo al gobierno Cristina, fue un castigo a la dirigencia peronista por relegar el camino del pueblo por sus luchas internas.
En las elecciones parlamentarias de 2017, la crisis de división del peronismo continuaba. La frase de Massa “Ni Macri ni Cristina, ¡Argentina!”, dibujaba ese panorama. Los votos de Cristina para senadora, aunque electa, también hacían ver que el peronismo seguía siendo castigado. Por otro lado, el macrismo, envalentonado, buscaba formulas judiciales para destruir el liderazgo de Cristina y quebrarla moralmente.

En 2017, Cristina Fernández anunció que si su candidatura en el 2019 impedía la unidad, no se presentaría. Ese año, de las parlamentarias, la dirigencia respondió con adversidades al llamado de la líder peronista.

En el 2018, en medio de un país devastado por las políticas neoliberales de Macri y su mal gobierno, de una Argentina oficial aislada de las grandes causas continentales y con un gobierno al servicio de la desintegración y de las apetencias de EEUU, el peronismo comenzó a rencontrarse con la realidad de un pueblo que reclamaba entereza y buena política. La experiencia social y política de Cristina Fernández, la llevó a una gran lucha por la reunificación. Movimiento como la conformación la fórmula presidencial, con ella como vice, significaron el acercamiento de la dirigencia y la vía hacia el consenso.

El 12 de junio, un twitter de Alberto Fernández, “Hace tiempo que una gran parte de nuestra sociedad espera que nos unamos para salir adelante”, da muestra de que el peronismo se había reencontrado con el histórico mandato popular. Con los acuerdos políticos electorales de estos casos, se anunciaba también la convergencia con el ex candidato que llegó de tercero en 2015, Sergio Massa.

La maquinaria peronista, en sus variadas tendencias, funda el Frente de Todos, con la debida explicación de Fernández de que es “inclusivo para todos y todas”. La primera gran victoria es la del PASO del 11 de agosto de 2019. Llega en el momento en el cual el neoliberalismo de Macri, que regresa a su original treinta y algo por ciento, ha colapsado a la Argentina.

Viene ahora la guerra sucia. Para burlarse de un pueblo, no reparan en torpedear el voto popular para que continúe la debacle económica y dejar de nuevo en bancarrota al país. Serán dos meses de tensión. Dos meses en los cuales el neoliberalismo salvaje buscara tomar venganza. Para ello utilizará de todas las artimañas de la que es capaz esta gente por detener la voluntad popular. Los argentinos, las argentinas deben redoblar sus esfuerzos y fortalecer aún más la unidad.

Este período político de 2014 a 2019 en Argentina es una lección que debe ser analizada hondamente, para aprender de sus errores y seguir superándolo. El ejercicio del poder popular requiere de generosidad y desprendimiento hacia el pueblo; y de templanza y coraje para afrontar las dificultades y ataques injerencistas.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Venezuela hacia una negociación inevitable. Escenarios

¿Para qué se equivocó Duque sobre la independencia?

¿De quién es el infame informe Bachelet? ¿Qué hacer?